divendres, 23 de maig de 2008

Endevina, endevina'n


Què és açò?, una figuera o un cirerer?

Iñaki a mort

5 dies a mes de 7400 mts d’alçada son molts dies, i si a mes a mes el teu cos no respon, tens moltes paperetes.

Això sí, 15 alpinistes repartits en tots els camps intentant el seu rescat. Un fort aplaudiment per a tots, que pareix que alguna cosa està canviant en la muntanya.

“..si puedo organizarlo, y si todo va bien en el Dhaula y el Annapurna, (a donde iré la próxima primavera), entonces creo que en diciembre del año que viene (2.007) saldré en bicicleta hacia Katmandú, 12000 km en tres meses, después intentaré escalar el Kanchenjunga, que podría ser el que complete los 14, y tras bajar a Katmandú volveré a casa a pie, corriendo 50 km por día, durante los siguientes 6 meses y siguiendo el mismo recorrido que a la ida en bici ¡¡En navidades del 2008 en casa!!

La idea no es hacerme muy famoso sino empezar a devolver a los niños de Asia lo mucho que me han dado en forma de aprendizaje, llamando la atención sobre sus necesidades y recaudando dinero para repartirlo por allí, en un orfanato de Katmandú, en un hospital del norte de Pakistán y en una escuela de Dharamshala, donde los niños tibetanos están exiliados... los tres países donde yo me he movido...

…el proyecto se llamaría S.O.S HIMALAYA...


Medalla de Oro al Mérito Deportivo

El Gobierno Foral de Navarra ha aprobado la concesión de la Medalla de Oro al Mérito Deportivo tanto a Iñaki Ochoa de Olza como a Horia Colibasanu, Alexei Bolotov, Ueli Steck, Simon Anthamatten, Sergei Bogomolov, Don Bowie, Denis Urubko y al resto de sherpas y colaboradores del grupo de rescate.

El ejecutivo navarro ha valorado su admirable trayectoria, marcada por una ilimitada vocación por el alpinismo, y considera que con su fallecimiento “se pierde a una persona que supo vivir el ideal de la montaña y transmitir a lo largo de su vida los más nobles valores humanos.”

También se concede la medalla a todos los que han participado en el rescate, por las “impresionantes muestras de solidaridad y compañerismo que han demostrado arriesgando sus vidas intentando rescatar a Iñaki Ochoa de Olza, por lo que merecen figurar en la memoria colectiva de todos los navarros por su gran generosidad y la humanidad que demostraron al no dejar solo en sus últimos momentos al montañero.”